martes, 8 de septiembre de 2015

LA VIDA



Tinc una teoria: si t’enamores sota la pluja, l’amor perdura més que no si fa bon temps.
Sergi Pàmies


Al sentarme note el plástico caliente. Empecé a sufrir. Vestía un pantalón de algodón claro que sabía que iba a quedar marcado por el rastro calamitoso del sudor. Mantener la compostura en verano no es sencillo. Al levantarme, media hora después, supe que el desastre estaba consumado, en el asiento el rastro de una cicatriz acuosa que lo cruzaba de norte a sur dividiéndolo en dos hemisferios casi perfectos. A partir de ahí, la maledicencia del propio subconsciente que te advierte de la necesidad de ceder el paso a todo quisque ante de la evidencia del calor que sufren por los cuartos traseros las mujeres con curvas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada