sábado, 27 de junio de 2009

BUSCANDO PONCHO ANDINO PARA BODA EN 2 SEMANAS.....




Estoy depre...muy depre. Hace meses que sé que tengo una boda. La boda de unos amigos que, no es por criticar, pero llevan, cada uno de ellos, dos matrimonios previos a sus espaldas. Así que puedo afirmar que son multireincidentes"martiriomoniales". Es lo que tiene el amor loco y la edad.
Pero mi depresión no viene de ahí pues, a mí, en definitiva !Plim!, que cada uno se torture como quiera.
Mi depresión, eso sí que es grave, y hoy ya no tiene solución. Me he pasado la tarde de tienda alternativa en tienda alternativa, buscando algo que ponerme para tan feliz y rumboso evento. Quería algo divertido ( pero no para que los invitados se partan la caja nada más verme), algo fresquito (pero no que me deje todas las lorzas al aire), algo original (pero que no parezca Agata Ruiz de la Prada en un ataque de histeria), algo elegante (pero no que parezca la madrina de Belén Esteban), y al final, tras cinco horas de pateo, me voy a casa de vacío, con la autoestima por los suelos, y con la triste certeza que todas las cualidades que tiene que tener mi deseado vestido festivalero sólo las reúne un poncho andino.
Y aquí me tenéis, un viernes a las 23 horas, encerrada en mi casa, con una depresión de caballo, habiendo tomado consciencia de la "voluptuosidad" que me conforma, de la existencia de la fuerza de la gravedad, del racimo de arrugas que se han instalado, de la noche a la mañana y a toda traición, en este cutis de marfil que tengo, y como digo, sin mi poncho andino.
Así, que hoy, apaga y vámonos que esto no lo salva ni el Doctor Sheperd.


P.D.: Odio los espejos de los probadores (falsos, cobardes y adulterados)

lunes, 22 de junio de 2009

MORALEJA: SI TIENES CALOR DATE UNA DUCHA


Que puede hacer uno cuando el calor aprieta, no se puede salir a la calle sin coger una insolación y hay que moverse más bien poquito para no sudar? Pues eso, ponerse a jugar con el ordenador. Una partidita de solitario, dos sesiones de spofity, bajarse una peliculita pirata (los siento, soy de los que no aman a González Sinde-scargas", visualizar dos capítulos de Lost, pero ...OJO!!!!!!, recomendación!!!, NI SE TE OCURRA EMPEZAR A TOQUETEAR LOS COMANDOS QUE NO SABES DE QUE VAN.

Así empezó mi agria tarde de domingo. Como quien no quiere la cosa, una que entra en internet y dice...!Uy, que lento va esto!, ¿tendré bien configurada la conexión?, ¿tendría que tenerlo en la red?, así que para comprobar todas mis incertidumbre, la niña de mis penas que se decide a entrar en" Mis conexiones", "conexiones de red", etc., todo ello como un elefante entrando en una cacharrería, y lo siguiente es .... OH, Santo Dios!!!! no se encuentra la DNS...., no se puede conectar porque no identifica IP... Y lo que tenía que convertirse en una suave y apacible tarde de domingo, se convierte en unl infierno informático hasta la madrugada del lunes.

Moraleja, si tienes calor date una ducha pero no toques el ordenador.

martes, 16 de junio de 2009

EL PRIMER MANDAMIENTO DE LA BELLEZA, LA LIMPIEZA


Mes de junio, una calicha que no hay quien se mueva.
Te levantas de la cama, entras en la ducha, sales fresquito y te lías a sudar igual que cuando has entrado. Sales a la calle y hasta el asfalto se funde.
A las 8h de la mañana, la humanidad se concentra toda en los transportes públicos. "Humanidad" hay por un tubo, y si no que se lo digan a mis pituitarias que, tras una vueltecilla por las redes de la TMB, terminan anestesiadas ante el envite humano prelaboral.
Debería prohibirse el acceso a los cochinos, que parece que han olvidado aquello que ya me decía mi abuela: " El primer mandamiento de la belleza, la limpieza".

martes, 9 de junio de 2009

Y tú, ¿Qué tal despertar tienes?


Tengo un mal despertar, lo sé. En mi cama, cada noche, se produce una transmutación que nunca me he explicado pues, no llego a entender cómo es posible que se acueste una persona y se levante la versión mutante y autista de la misma. Da igual que me acueste más alegre que unas castañuelas, más ardiente que la misma Pompeya o, como dice Sabina, más triste que un torero al otro lado del telón de acero. El caso es que al día siguiente, en mi cama, aparece un ser mutado que no adopta forma humana y decentemente comunicativa hasta que ha pasado por un refrescante ducha y se ha inyectado en vena dos cafés americanos. Y así soy yo. Lo anterior no tiene la mayor importancia cuando uno está sólo, pues ese trance entre el más allá y el más acá se supera a golpe de silencio y brazo de cafetera. Pero no es lo mismo cuando, Oh, Dios!!! has tenido compañía. Esta tara, la del solitario despertar, me ha traído más de un disgusto pues claro, es difícil hacer entender que estás colgadísima y que lo has pasado genial, aunque sea unas horas más tarde y mediante el lenguaje eterno del amor cuando, por culpa de la maldita tara, lo único que quieres es que al levantarte al partenarie le dé un ataque de afonía y te permita la reparadora ducha y el café deseado en silencio. Puedo asegurar que he intentado cambiar mi estado al despertar, más que nada para evitarme posteriores conversaciones que hacen sentirme ridícula, pero mucho me temo que el paso de los años y mi pasotismo postcoital me lo hacen imposible. Así que, aviso a navegantes, por las mañanas, hasta después del café SILENCE PLEASE.

DIAS RAROS


No siente el cuerpo, no siente frio, ni calor, ni siquiera sabe si siente algo. Ha perdido las sensaciones. ¿Y si en realidad se hubiera volatilizado?. Quiere pensar que en realidad a vuelto al vientre de su madre, por eso la oscuridad en la que se encuenta, por eso no oye nada, por eso no siente nada, por eso sólo quiere mecerse en un fluido de pereza y dulzura. Es una situación extraña, pero deliciosa. ¿Y si en realidad hubiera muerto?. Hoy tiene uno de esos días raros, uno de esos días grises, y todavía son las tres.

viernes, 5 de junio de 2009

EL PASADO SIEMPRE VIAJA EN TREN


Los viajes largos en tren tiene la gracia, al menos para mí, que te permiten desconectar y perderte en tu mundo, con la ventaja que siempre puedes levantarte e irte a la cafetería. Me gusta viajar en tren. Casi podría asegurar que las decisiones más importantes de mi vida se maduraron en un tren (debo ser la única persona de este país que tiene algo que agradecer a los Ministros de Fomento, a ADIF y sobre todo a Maleni Álvarez que, con sus famosos retrasos me dió tiempo e imposibilidad de fuga para decidir, cerrar o abrir etapas).
Sin embargo, esta semana, el pasado, presuntamente cerrado en un tren, se me arrojó encima, sin posibilidad de fuga ni escape, en un vagon del AVE, en un asiento junto al mío.
No soy dada a la ensoñación, y la situación, ¿porque no decirlo?, se tornó complicada. La aparente naturalidad y mundanidad, es simplemente eso, aparente.
Las conversaciones no terminadas siempre flotan en el ambiente, las cosas no dichas, sólo insinuadas, han levantado un muro, extraño muro, que por un momento empezamos a escalar. Algún problema debemos tener y no de comunicación precisamente. Conversaciones pendiente que así se quedarán.
Otro viaje, otro tren, ¿quien sabe?, posiblemente dé para otra reflexión y preguntarnos ¿que nos ha pasado?.

martes, 2 de junio de 2009

TU, YO Y LA CELULOSA.....ESE AMOR IMPOSIBLE

La celulosa se ha convertido en esencial en la vida de las mujeres. Empezamos con los pañales dodotis, continuamos con las Evax finas y seguras, seguimos con los tampones tampax y, al final, acabamos con el Tena lady. No es que me haya decidido a hacer publicidad descubierta de estas marcas pero es que hoy, mientras rebuscaba en los estantes del baño, para contentar el desajuste hormonal mensual,  he descubierto la gran cantidad de dinero que gastamos comprando estos productos. Y he llegado a la conclusión, sin estrujarme demasiado la cabeza, que las empresas de celulosa, todas sin excepción, deberían premiarnos cuando llegamos a los 25 años, como si se tratara de unas bodas de plata, y alegrarnos con otro regalito al llegar los 50, por alcanzar las bodas de oro junto la banda del tissue.
Es una relación curiosa la que mantenemos con todos estos chismes, entre adoración y odio compulsivo.  Siempre  presentes circulando por nuestra vida para, sin rubor alguno, terminan en nuestra entrepierna, cada dos por tres.
Este amor debería tener sus compensaciones, pues una fidelidad así no la tiene cualquiera.

Danza Invisible - 24 horas mas