jueves, 14 de enero de 2021

DIARIO 3.0 - COSAS DE UNA PANDEMIA





No puedo seguir, seguiré.
Samuel Beckett


Al entrar en el portal me encuentro una reunión de vecinos. La ha convocado la urgencia y no un orden del día. Se ha vuelto a atascar el desagüe general y por una grieta se escampa la porquería por todo el principal. Nadie tiene la llave del cuarto de contadores, yo tampoco. Decae la expresión de esperanza que cruzó el rostro de algunos cuando llegué. Es el fin de la ilusión.

***

El mundo se muere y yo haciéndome una limpieza de cutis. Suena a frivolidad, pero es en lo único que pienso mientras espero con los ojos cerrados a que la mascarilla alivie la quemazón que me ha dejado la radiofrecuencia que me desinflama la cara. El mundo se muere y aquí oliendo a pollo chamuscado.

 ***

Leo para mí un texto precioso y me quedo colgada durante unos segundos. Lo releo de nuevo con el gustito en el cuerpo que dan las cosas bonitas pero me viene a la cabeza el tono nasal y engreído de voz del escritor y doy un respingo. Algunas cosas no deberían moverse del papel.

***

Me pregunta si me he engordado y lo hace regocijándose en la pregunta de la que sabe la respuesta que salta a la vista. Sé que pretende que me moleste pero en realidad me importa un comino. Me engordé de puro goce y ahora, semanas después, arrastro el placer entre mis carnes con la tranquilidad de a quien un poco más de curvas ya no le viene de aquí.

***

Vacuna sí, vacuna no. No hay opción. Morirse del virus o no, esa es la cuestión.

***

Si volviera a nacer sería cantante de jazz. Lo digo canturreando, con los ojos entrecerrados, y empieza a llover. Debería tener un plan B si decido volver a nacer.





jueves, 7 de enero de 2021

ASALTANDO SEDES Y TÚ CON ESOS PELOS




 

Al parecer, algunos creen que las cosas son buenas o malas en función de quien las lleva a cabo. Ayer asaltaron el Capitolio, la sede Parlamentaria de los EEUU. Trump quiere perpetuarse o morir políticamente en el intento. Nada nuevo bajo el sol. Las huestes de este país se rasgan las vestiduras. Y uno pensaría que eso es lo normal,  solo que en nuestro país ya tenemos experiencia en estas maneras de  hacer que, si bien han sido enjuiciadas, ahora se blanquean a base de bien.  El “Apreteu, apreteu” del President Torra a los CDR (Comités de defensa de lo República), es lo exactamente lo mismo que ha hecho Donald Trump. El asalto al Capitolio es el hermano mayor del intentó de asalto el Parlamento catalán  que se ha llevado a cabo por dos veces. En una de ellas, año 2011, Artur Mas, entonces President, tuvo que salir del recinto en helicóptero. En el año 2018, con el aval del presidente Joaquim Torra se volvió a intentar. Pero ahora, todos los bocachancleros de la política de este país,  ahí están, llevándose las manos a la cabeza por lo que pasa en EEUU mientras toleran y blanquean  lo que pasa en nuestra casa.

Hemos adelantado a los estadounidenses por la banda. Aquí, en España, se han fletado autobuses para rodear Parlamentos tras unas elecciones con unos resultados que no les gustaban y a algunos les pareció fenomenal, un ejercicio de democracia, decían. Hoy, aquellos puristas del alambre, algunos sentados en las poltronas gubernamentales, intentan disimular lo vergonzoso de su defensa intentando distinguir entre asaltar y rodear. Cuando en ambos casos, por desgracia, se trató de coaccionar, sino incluso de revocar una forma de Estado. Pero algunos son de mente voluble y la movilidad de sus valores y compromisos les permiten, a día de hoy, ir calentando la pluma para indultar a los que, desde hace meses, repiten que lo volverán a alzarse contra la Constitución y el Estado. Son nuestros propios Trump, nuestros bisontes hispánicos, todos igual de populistas, igual de descerebrados e igual de antidemocráticos, incluso, corruptos.  Tenemos mil ejemplos de actitudes vergonzosas entre los nuestros. Una de especial bochorno se ha producido durante la festividad de Reyes. La Sra. Bundó (Consejera de la Presidencia de la Generalitat catalana), regaló una de las famosas urnas de plástico del 21-O a los niños catalanes sin recursos en el marco de la campaña “Cap nen sense joguina”  Lo de la Nancy, los puzles, las bolsas de chucherías, o las videoconsolas si eso quedan para otro año.

Se olvida, por toda la caterva de indocumentados que tenemos al mando y los que los acompañan bramando por el desmadre social que son las redes, que la bondad de las acciones y su carácter democrático no depende de quien las lleve a cabo;  y que es tan repugnante lo que ha ocurrido en USA como lo que viene sucediendo en este país con el beneplácito de muchos. Pero aquí lo dejo, que tengo que ir a vomitar un rato.



jueves, 31 de diciembre de 2020

OJALÁ


"Se ha votado que la tierra pertenece al Señor junto con toda la plenitud de la misma; se ha votado que la tierra ha sido entregada a los Santos; se ha votado que nosotros somos los Santos".

Extracto de la Asamblea comunal en Milford, Connecticut, 1640



Que el tiempo vuela es una realidad de la que sólo se toma consciencia cuando se entra en periodo de descuento. Que tu existencia deja de ser lo que era, para pasar a ser otra totalmente distinta, es otra de esas cosas que aprendes cuando la vida te golpea con saña y, en una décima de segundo, ya nada es igual. 

Cada año que empieza es una llamada a la esperanza, una llamada a no rendirse. Éste próximo lo es más que nunca. Lo perdido no volverá y los que se nos han ido quedan en nuestro recuerdo para siempre jamás. Somos lo que somos a fuerza de vivir, de recordad y de esperar que el mañana nos permita seguir adelante con la mente clara. La esperanza también es eso. Eso y los miles ojalás que llevamos con nosotros. 

Es hora de dejar atrás el 2020 y apostar fuerte. Feliz año nuevo.




lunes, 28 de diciembre de 2020

LIEBE

 


"Come over to the window, my little darling,
I'd like to try to read your palm.
I used to think I was some kind of Gypsy boy
Before I let you take me home".

So long Marianne. Leonard Cohen



Se creyó más listo que nadie, el más astuto y el más escurridizo. Subestimó el derecho a sobrevivir que llegó hasta él como una bota de metal y le aplastó. La consideración ajena le quedó chata como su propia realidad. Quiso atar con cuerdas invisibles y acabó estrangulado por su amor propio. Y ahí quedó, diminuto como el ojal de un botón camisero, perdido entre astucias revueltas y unas tremendas ganas de volver. Y aunque busca alivio en una lista de reproducción antigua, en su cabeza solo resuena la cantinela "El amor no es eso, chaval". 



domingo, 20 de diciembre de 2020

DIARIO 3.0 - COSAS DE UNA PANDEMIA

 


 

I.- No ver a nadie para preservar a los tuyos. Incongruencia al ciento por ciento. Me paso el día viendo gente, gente a la que en la mayoría de casos no me acercaría ni con un palo, pero a fuerza ahorcan. El trabajo es mercenario y las ganas de comer también.  Las burbujas laborales, si eso, las dejamos para el agua con gas.


 II.- La monotonía de la semana la rompe un congreso virtual. Nada que ver con el trabajo y sí mucho con las ganas de aire nuevo, de ideas que crecen, de olvidarse del virus, aunque sea por un rato. El feminismo no es lo que se nos vende desde el púlpito de un gobierno enfermo. El mundo no es de las mujeres, como tampoco lo es de los hombres.  Es de las personas que con independencia de su género quieren convivir como iguales y trabajan para ello. Lo demás, comida para demagogos y políticos de medio pelo.

 

III.- Escucho a uno tipos diciéndole a otro que huele a mierda. Ríen en voz alta de manera estridente, incluso el premiado con el insulto. Una voz enlatada repite por megafonía la tonadilla de que no está permitido comer ni hablar en el metro y que te laves las manos cuando salgas a la calle. Aumenta el barullo en el vagón y las miradas de reproche entre los viajeros. Siguen las risas borrachas de tres descerebrados. Algunos tienen la mierda en la nariz y en el cerebro también, aunque no se hayan dado cuenta.


IV.- Aplaudo cuando me llega el paquete. Tengo muchas ganas de Sara Mesa y su “Un amor”.  Escucho un: ¿Pasa algo? Y solo puedo contestar que nada mientras me rasco la nariz por encima de la mascarilla limpia que me empaña las gafas.


V.- Deja de buscar y haz algo. Un consejo de tu pantalla amiga.