lunes, 30 de marzo de 2009

Bolonia: Sólo para pasear por su playa (Cádiz) o comerse unos buenos espaguetis a la boloñesa!!!


¿Bolonia?, pero ¿ Bolonia no está en Italia?. Si vives en Barcelona sabes perfectamente que cuando álguien habla de Bolonia se habla de aquel proceso iiniciado hace ya algunos años, cuando los ministros de educación de la Unión Europea, decidieron iniciar un proceso de convergencia, con el objeto de facilitar el intercambio de titulados y adaptar el contenido de los estudios universitarios a las demandas sociales. Pues bien, este proyecto que a mi particularmente y como acuerdo marco me parece genial, se ha terminado por convertir en una reforma universitaria, compleja, complicada y muy controvertida. Y sinceramente, no me gusta la adaptación a Bolonia que se hace en este país.Nuestro sistema universitario demanda a gritos una reforma, lo digo con conocimiento de causa. Yo en la facultad me lo pasé como una enana pero poco me sirvió para lo que me venía despues. Sin embargo, pese a que considero necesaria la reforma debo decir que, NO ME GUSTA BOLONIA, pero aún me gusta menos lo que se está dando alrededor del proceso. La universidad es un centro de educación, formación intelectual, personal y humana. Un centro de debate, pacífico por naturaleza y que debería ser reflexivo. No me gusta ni la actitud de los estudiantes, ni la actitud del personal docente, ni la de los politicos y no hablemos ya de la actitud del Departament d'Interior con sus Mossos, que más que "fuerzas del orden" parecen "las fuerzas del desorden".
Creo que deben abrirse nuevos espacios a la reflexión, al consenso y al entendimiento, pero para ello deben sentarse todos los agentes implicados para, desde una mentalidad abierta, progresista y formativa, dotar de sentido y contenido el actual sistema universitario.

PD: Yo no olvido mis tertuliar de bar de facultad.

domingo, 29 de marzo de 2009

Transexual embarzad@ ?¿?¿?¿ yo ya no entiendo nada


Noticia del dia: Ruben, nacido Estefania, que se extirpó ya los pechos pero, hasta hoy, conserva los organos reproductores y los genitales femeninos, est@ embarazad@, de gemelos, de 9 semanas.
Lo que escribo en esta nota, al igual que en las demás, no son más que mis reflexiones personales y, en este caso, debo decir, me he perdido.
No logro entender esta situación. A mi entender, el embarazo es un estado eminentemente femenino. No discuto, en principio, la intervención masculina, en el acto de la concepción, pero lo que está claro es que el estado gestante es, hasta hoy también, propiamente de la mujer.
Entiendo el deseo de una persona de tener hijos, de formar una familia. Partiendo de la idea que, el acto voluntario de tener un hijo, es una decisión totalmente egoísta por parte de quien quiere traerlo al mundo, entiendo también que se intente esa maternidad/paternidad por "casi" todos los medios. Y hablo de "casi" todos los medios, porque a mí, particularmente, no todos me parecen adecuados. Por otro lado, tampoco podemos tenerlo todo por mucho que nos duela, y nuestras decisiones tienen un coste y conllevan importantes consecuencias. El resultado de querer tener un hijo, ese "deseo" es una persona, cuya manera de llegar al mundo, el desarrollo de su primera infancia y el resto de su fase de crecimiento y formación personal , va a tener una trascendencia brutal para toda su vida. Por eso digo que no todo me parece adecuado.
Sentado lo anterior, no entiendo que alguien, en este caso Ruben, que quiere y desea ser un hombre, con las perdidas y ganacias, personales y humanas, que ello supone; renunciando a su condición, física y mental de mujer, para asumir un rol personal y de desarrollo totalmente masculino, quiera vivir un embarazo que, particularmente entiendo pertenece totalmente al universo femenino, universo al que voluntariamente, repito, ya ha renunciado.
Tener un hijo no es comprarse un coche. Pero ante los deseos irrefrenables de tener un hijo, lo cierto es que existen distintas maneras de "tener hijos",y no necesariamente pasa por una maternidad/paternidad biológica (esto nos daría para 400 notas más) . Por eso, me resulta inconcebible que alguien que renuncia, por el motivo que sea, a su feminidad a su condición de mujer, quiera pasar, como digo, por un estado exclusivo de la mujer como es la gestación.
Estoy totalmente perdida, si alguién me ayuda a comprenderlo lo agradeceré porque como consecuencia de la noticia ando todo el dia con la boca abierta y creo que terminaré desencajando las mandíbulas.

sábado, 28 de marzo de 2009

Me caguen la agencia tributaria


Soy una profesional, no me entiendan mal, soy una profesional liberal autónoma (PLA), lo que se traduce en que trabajo para mí. Me busco el cocido cada día, a mi aire. Ser una PLA me ha convertido en la escalva esposa de un ente llamado Agencia Tributaria. Y no se crean, además de meterme los cuernos con otros PLA, me los pone con los TCA (trabajadores por cuenta ajena). Me tiene todo el día trabajando para, cada tres meses, pedirme su diezmo y no se crean que me trata bien. Me hace hacer la calle todos los días, me tiene sin horario, no me deja parar ni por vacaciones, no me pagas bajas y ni un permiso me da. Mi tirano, la maldita agencia tributaria, me tiene hasta el moño. Esta tarde, tarde de domingo, en lugar de la siesta me he entregado al débito coyugal con mi letal espos@, la posesiva Agencia Tributaria y, ¿qué quieren que les diga?, el día menos pensado lo mando todo al guano y me marcho a Katmandú.

PD. Recuerden en nada nos llega el diezmo trimestral.

viernes, 27 de marzo de 2009

Y SI NO NOS GUSTA SER LA OTRA, QUE PASA?


-->
No sé si es mala costumbre leer todo lo que cae en nuestras manos, pero una, que tiene este vicio, siempre ha llegado a conclusiones fascinantes, por culpa de leerlo todo. Y cuando una lo lee todo, acaba leyendo lo que no debe, o mejor dicho, en lo que no debería perder el tiempo. Hoy ha caído en mis manos los resultados de una encuesta en la que se estudiaba los hábitos de fidelidad en la mujer. La verdad es que empecé la lectura pensando que podía ser interesante y que, ya que una se ha visto en más de una extraña situación, podría comprobar si me encuentro en la media nacional o, si por el contrario, me he convertido en una rara avis. Y vaya por Dios, a las diez líneas, casi estaba por jurar que en lugar de un estudio medianamente serio estaba leyendo las conclusiones de un test de la revista Nuevo Vale. Como ahora somos más modernos que nadie, el estudio en cuestión sostiene que el 65% de las mujeres españolas vivimos en una espiral de infidelidad, que un 15% estaba deseando entrar en esa espiral, y el 10% restante ni se lo plantea. En el estudio también se reflejaba que actualmente el 70% de las mujeres, aún sin compromiso, no tendrían inconveniente en mantener una relación (sentimental? sexual?) con un hombre ya emparejado. La siguiente conclusión era que casi el 100 por 100 de las mujeres que vivían estas dobles relaciones estaban encantadas con ellas. Y claro, me he quedado ojiplatica porque, una que ya empieza a peinar canas, tras conocer y vivir historias la mar de confusas, siempre ha llegado a la conclusión que estas apasionadas relaciones clandestinas acaban, en la mayoría de casos, con una insatisfacción personal, al menos en una de las dos personas que la mantiene. Y no me pregunten el motivo, en muchos casos la que queda tocada y mal tocada es la mujer. Se nos envían continuos mensajes intentado que creamos que somos independientes, liberadas y que, al igual que ellos, podemos mantener relaciones inestables paralelamente a nuestras relaciones estables. Eso es ser liberal, eso es ser independiente y segura de una misma, pero la conclusión a la que yo llego (eso sí, no he pasado a nadie el test Nuevo Vale), es que, por lo general, estas relaciones, cuando se prolongan en el tiempo, a menudo dejan profundamente insatisfecho. A mi particularmente, que no negaré he tenido mis más y mis menos, no me parece ni liberador, ni gratificante mantener según que tipo de relaciones y ello sin dejar de reconocer que al inicio de ellas, estamos tan eufóricas, que sólo oír el politono de Nokia Tune cuando él llama, nos ponemos a bailar. Pero yo que sí que me considero liberada, independiente y hasta ciertamente bastante inquieta, no me gusta nada, pero que nada, ser la otra.

LA CONCILIACIÓN, MENUNDA COÑA MARINERA


Miro la foto que hoy publican todos los periódicos, la de la Eurodiputada Hanna Dahl, y me dan escalofrios. Los que vivimos en las "sociedades del norte", los "paises desarrollados", nos estamos equivocando mucho, pero mucho, mucho. Durante años se nos ha llenado la boca hablando de conciliar la vida laboral con la vida familiar y, en realidad, no hemos conseguido gran cosa, por no decir prácticamente nada. 

Me repiten los escalofríos sólo de oir, lo que he oido esta mañana: "¡Que bien! Las eurodiputadas pueden tener con ellas a sus bebes mientras trabajan en la camara". La foto demuestra que hoy por hoy conciliar en el caso de la mujer, y en la mayoría de situaciones, es un imposible. €€€¿Acaso alguien cree de verdad que es una estampa bonita, encantadora, la que hoy vemos en la prensa? Para m€í es una estampa horrorosa, un bebé entre dos micrófonos, encima de una mesa, mientras su madre toma la palabra en una cámara que se supone nos representa a todos. 

La finalidad de conciliar, entiendo yo en mi supina ignorancia, supone,entre otras cosas, dejar de hacer algo para poder hacer otra cosa distinta sin que la primera interfiera en la segunda y al revés. Entendiendo el "dejar de hacer" sin que una cosa nos interfiera en la otra. Pero, la simple presencia física, sin poder atender a lo que en ese momento debes dedicarte creo que sólo duplica el estrés y supone, como casi siempre, que las mujeres hagamos dobles jornadas: la laboral y la familiar, abandonando totalmente nuestra vida personal, la simplemente nuestra, para al final terminar con los nervios de punta y la sensación de las cosas hechas a medias.

La verdadera conciliación está por llegar.

jueves, 26 de marzo de 2009

TANTO, TANTO, TANTO QUE AÚN BAILAN LAS LIBÉLULAS

 Me enamoré. Me enamoré con la intensidad que sólo tiene la inconsciencia. Y me enamoré tanto, pero tanto tanto, que en realidad pensaba que más que vivir me moría cada día. Y sí, moría de amor. Han pasado muchos años y aún recuerdo, como si fuera ayer, nuestra despedida. Y me apené tanto, pero tanto, que sólo entonces, volví a vivir. Pero le echaba de menos tanto, pero tanto, que sólo esperaba volver a verle aparecer. Durante meses le intuí, cada día le soñé. Pero los dos estábamos muy lejos, tan lejos que no había marcha atrás.Sin embargo, aún hoy, cuando recuerdo sus ojos, no puedo evitarlo, en mi interior bailan cientos de libelulas.

Phil Collins - Do You Remember


 

HOY ME SIENTO SEXY Y MAÑANA TAMBIÉN

¿Sexy? Qué es ser sexy? Me levanto de la cama con la melena revuelta, y una ronquera de voz que asustaría al mismísimo Bin Laden. Me miro en el espejo y con esa mata de pelo totalmente "ensortijada", me digo "Ponte una pinza y como Amy Winehouse", hasta que recuerdo que está hecha fosfatina y rebobino y me digo de nuevo "Ponte una pinza y como Duffy". Pero, la ronquera ¿es sexy esta ronquera? Como me he levantado con el talante optimisma, mi ego contesta "Sí, más sexy que la de Marlene Dietrich". Así que, con todo este batiburrillo mental, me he sentido sexy, con un atractivo físico y sexual que es la bomba. Me doy una ducha, me visto, me calzo los tacones y me lanzo al asfalto, a fin de cuentas, esa sexy, hoy soy yo.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Los patitos feos y Boris Cyrulnik


Hace algunos años leí el libro de Boris Cyrulnik "Los patitos feos". Hablaba de la resiliencia, de la capacidad de los seres humanos sometidos a los efectos de una adversidad, de superarla e incluso salir fortalecidos de la situación. Hoy he conocido la historia de una persona, una historia sumamente dramática, terrible y sin embargo esta persona me explicaba como pese a todo había sido capaz de sobreponerse a todo lo vivido, y continuar con una vida que actualmente la hacía muy feliz. En un momento de la conversación me decía "Anita, durante toda mi infancia me sentía como un patito feo, no existía para nadie, y los que tenían que cuidar de mi sólo me hicieron daño. Hoy en cambio se que aquello no fue culpa mía y he aprendido a vivir con un pasado que no puedo cambiar". Y ha venido a mi cabeza la palabra resiliencia y hoy he sentido que la superación del trauma, del más terrible de los traumas es posible.
No olvideis, la resiliencia existe. Y los patitos soló son feos dependiendo de los ojos que los ven.

martes, 24 de marzo de 2009

De mayor no quiero ser mujer florero


Hace algún tiempo había una canción que decía: "de mayor quiero ser mujer florero". Hoy he rebuscado entre el monton de grabaciones musicales que he pirateado durante años (confieso ser una delicuente, lo siento SGAE pero más choriza me pareces tú), y la he escuchado. No recordaba la letra. La verdad, que mal cuerpo se me pone, y no es por la canción en sí, que tiene su gracia y un ritmito que permite darle un meneito al cuerpo un rato, pero la letra me pone mala de por sí. Tengo 40 años, una profesión liberal, un compañero sentimental que está tan canino como yo, y un gato. Me empiezan a salir las canas y no!, no estoy buenísima, resultona todo lo más, unas aficiones que me encantan y me llenan, un trabajo que me gusta. En realidad soy un alter-ego que escribe estas cosas y que cuando se va de copas la lía cuando menos lo esperas. Pero, con todo ello, no puedo olvidar que tengo conciencia de ser mujer/persona, no florero, y esto me tiene taladrada la cabeza. No soporto a las mujeres florero. Algunos dirán que es una opción en la vida, pero me molestan en sobremanera, porque nos perjudican a las demás. Quiero pensar que esto está cambiando pero cuando veo que lo mejor del mundo es ser modelo, vivir del cuento enseñando las tetas en una revista, o encontrar un maridito que me retire, me dan ganas de pegarle una patada al maldito florero.


jueves, 19 de marzo de 2009

Su mundo se llama Alzheimer

Hace mucho tiempo que su cabeza ya no esta con ella, hace mucho tiempo que no sabe como se llama y ni siquiera sabe quien es. La miramos, la abrazamos y aunque al principio se asusta de vernos y no quiere que la saquemos al jardín, al final cuando le cojo de la mano, sus ojos, unos ojos que se llenaron de agua hace ya mucho tiempo, parecen sonreir. Pero no sonrie, sé que no sonrie, pero también sé que se siente tranquila porque su pulso se nota sosegado. Siempre he querido pensar que cuando se marchó, porque en el fondo emprendió un viaje sin retorno, se iría a ese mundo de princesas y dragones que me contaba que existía detrás del armario de su habitación. Ayer, estuve con ella toda la tarde y al volver a casa, busqué un cuento que me regaló cuando era pequeña. Ella era así, sus regalos eran pequeños relatos especialmente dedicados, dibujos y acuarelas que pintaba mientras nos esperaba los domingos. Hoy sé que mucho de lo que soy se lo debo a ella, lo mejor y lo peor. Recuerdo que cuando cumplí los 17 me regalo un libro "un pensament de sal i un pessic de pebre" de Montserrat Roig, fue el último libro que me regaló, y sólo me dijo:" a partir de este momento los libros los debes escoger siempre tu, no dejes que nadie te diga lo que tienes que leer, eso no es para nosotras". Han pasado los años y ella vaga en su mundo de castillos y princesas, ni siquiera sabe que su mundo se llama Alzheimer. 
Feliz cumpleaños.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Depende de que depende

Nunca me ha gustado Jarabe de Palo (lo siento Pau Donés, tu me gustas mucho, pero no me gusta Jarabe de Palo), sólo consiguió alegrarme algún que otro revolcón con su famosa La Flaca, pero nada más. De hecho sus canciones me parecen todas iguales, faltas de ritmo, y una vez oida la Flaca, todo odo.
Pero hoy por la mañana, por aquellas cosas de no sabes que, mientras iba en el metro, he oído a traves de mi IPOD (yo también soy moderna), la canción Depende. Por aquello, que sigo sin saber muy bien porque, iba ojeando el periódico y he visto una "noticia" donde se explicaba que Carmen Romero, ex-esposa del Presidente Felipe González, hacía 20 años que se había quitado la alianza de casada, todo pese a continuar conviviendo con el que era y es actualmente aún su marido. Y esa mezcla entre Carmen Romero y Jarabe de Palo, me hacía pensar. Si hace 20 años que el proyecto común terminó, si se sella simbolicamente este fin con el olvido de los anillos, ¿qué es el lo que hace que dos personas mantengan la convivencia?. ¿Porqué no mandarlo a la mierda?, ¿porqué no empezar de nuevo?. Y mientras pensaba eso, en mis oídos estaba el bueno, que también buenorro de Pau Donés, diciéndome "Depende, ¿De que depende?...del color con que se mire todo depende.


martes, 17 de marzo de 2009

La justicia es un camelo




Tengo una amiga, muy buena amiga, que la pobre es abogada de profesión (cada uno lleva su cruz), esta mañana me tomaba un cafe con ella, en lo que hemos señalado como un "punto de encuentro", un bar cercano a los Juzgados de Familia. Me contaba que en apenas media hora tenía un minijuicio (mi amiga explica los procesos como si estuviera en barrio sésamo para que no me pierda) y me decía: "Anita, estoy hasta los pelos, la justicia es un camelo". Cuando le pongo cara de sorpresa, mi mira con cara de pena y me relata como hoy tiene que acompañar a un cliente al Juzgado, pues su mujer, en una demanda de divorcio, no sólo lo pone de vuelta perejil, sino que lo acusa de maltrato psicológico, hoy se decidira si una mala relación matrimonial debe acabar en un Juzgado de Violencia sobre la Mujer en lugar de en un Juzgado de Familia. Mi amiga, que hasta ayer creía en la justicia me decía "Anita, es horroroso, la violencia contra la mujer es odiosa y debe terminarse con ella, pero más odioso es que, con la que está cayendo, existan mujeres que, por cuestión estrictamente económica y de no superación de una relación frustrada, intenten manipular los procesos de divorcio con veladas insinuaciones de violencia que terminarán por convertir en presuntos delincuentes a todo el "genero" masculino. Mi amiga, que os puedo asegurar abandera más de una causa por la igualdad, estaba decepcionada, estaba cansada, y la pobre (como abogada con cruz que es) me decía que ya no llevaba en el cinto "la espada de luz" para batallar por un final justo. Hoy la que se sentía marciana era ella.




viernes, 13 de marzo de 2009

Una tarde de domingo

Esta mañana me he levantado pensando que con toda seguridad a ti no te gustaría vernos llorar. Sabías que te estabas muriendo,hacía meses que lo sabias y, sin embargo, eras el primero para todo, te alegrabas de nuestras alegrias, te enfadabas con nuestros enfados, y te entristecias cuando nos veías triste. Aún recuerdo esa tarde de domingo, nos llamaste uno a uno por teléfono y no citaste en nuestro bar, en el de siempre, en el que nos econtrabamos las tardes de domingo. Hacía mucho frio y la llamada había sido un poco extraña. Yo tenía el cuerpo raro, hacía días que arrastraba un costipado importante. Para sacarme de casa hacía falta una buena razón. No te pregunté, pero sólo el tono de la llamada me hizo pensar que algo te pasaba. Cruce toda Gracia con un vendabal impresinonante y allí te ví, en la puerta, ni tan siquiera habías entrado. Nos fuimos a dar una vuelta, querias decirme que me necesitabas, que me querías a tu lado, pero que me querías contenta y serena. Me temía lo peor, durante años nos hemos tratado con gran sarcasmo yo riendome de tus novios y llamandote "loca", y tu riendote de mis continuos males de amor. Pero me querías serena. Recuerdo exactamente cada minuto de aquella conversación, como me dijiste que te morías, que te marchabas y que nos ibas a dejar, me dijiste "la mierda del cancer me ha podido", y yo me quede muda, te abraze y pense en todo lo que habíamos vivido y en lo que ya no ibamos a vivir. Se me hizo un mundo mientras a ti se te deshacia el tuyo. Entramos en el bar y allí estaban todos, Pedro, Alberto, Carlos, Magalí, a todos y a cada uno les habías ido dando la noticia por separado y ahora estabamos allí porque querías celebrar una "fiesta", nuestras fiestas de domingo, de charla y café. Hoy lo recuerdo más que nunca porque sólo han pasado dos meses desde aquella reunión. Y hoy ya hace dos días que te has ido, y me parece una eternidad.
Acuerdate, guardanos nuestras copas allí donde esté, y plis!!! No hagas la loca. Te quiere Anita




Lennie Niehaus -

miércoles, 11 de marzo de 2009

Pro- enlace cobalente


Establece la química que un enlace cobalente es la combinación de fuerzas que mantienen unidas entre si los átomos no metálicos. Así me uno yo a ti. Somo átomos no metálicos, somos cuerpo, somos alma, somos yo, somos tú. Nada nos separa y sin embargo no puedo nadar dentro de ti. Juntos adquirimos la estructura electrónica de un cuerpo noble. Nada nos separa, el tiempo nos empuja, por eso, por encima de todos, formamos un todo único unido por un extraordinario enlace cobalente.


Serrat-Sabina - No Hago Otra que pensar

martes, 10 de marzo de 2009

Una cotorra que me lleva a Curaçao


Primera hora de la mañana, cojo el autobús. Me siento en la parte trasera y reposo la cabeza en el cristal. Hace frio y el vaho niebla el cristal de la ventana. Necesito que llegue el calor, que salga el sol. Oigo a las cotorras, ¿no es extraño?, siempre pensé que las cotorras eran tropicales y ahora resulta que viven en casa como si fueran las hijas de la Moreneta. Son raras las cotorras, pienso en ellas y pienso en verde. Se puede pensar en verde?. Cierro los ojos y me adormezco con el graznar de las cotorras y ese estraño sonido me transporta a Curaçao....Ummmmm Curaçao!!!!

La Union - Maracaibo

lunes, 9 de marzo de 2009

PODÓMETRO O CULOMETRO



He decidido comprar un podómetro. Dicen que cuando se llega a una cierta edad, lo primero que nos vence es la pereza para practicar deporte alguno, y como consecuencia de la fuerza de la gravedad, y del famoso pecado capital, se nos vence el culo, es decir se nos cae. Siendo del natural optimista, para mi y para mis posaderas, he decidido no hacer ejercicio, pero si caminar. Me gusta caminar. La decisión es firme, pero tiene importantes inconvenientes: el primero, no me gusta caminar sin rumbo fijo; el segundo, que me encanto mirando las musarañas cuando voy por la calle y puedo morir atropellada en cualquier momento; el tercero: no se si caminar y fumar a la vez es demasiado sano; y el cuarto: que se me abre el gusanillo de sentarme en una terraza a tomarme un cafe y ver la vida pasar. Así, que visto el natural pedorro que tengo con el tema camineril, he decidido comprarme un podómetro y hacerme una media de 10 kilometros al día. Miedo me da, igual acabo con un enfisema pulmonar, un subidón de tensión por exceso de cafeina y una multa de la guardia urbana por despiste circulatorio. Prometo dar noticia.

ALERTA DE TI, MADRID


Llego a Atocha y siento un vértigo brutal. No lo entiendo, he venido cientos de veces a Madrid, pero hoy, no me pregunten el porqué, la sensación es distinta. Estoy sola, quería estar sola. Cruzo esta jungla prisionera de las vías y salgo a la calle. Luce un sol esplendido y una banda de claxons y frenazos me recibe. Me encanta Madrid. Love is in the air? Pues no lo sé, no debería, pero lo siento, "love is in the air". Me pierdo, me inunda Madrid. Me gusta su gente, me gustan sus calles, me gustan sus tascas y me gusta poder irme sin sentir que pierdo nada, que todo forma parte ya mi vida. Pero lo digo, hoy es distinto, la presencia del maldito "run-run" en el cuerpo hace que esté alerta, pero ¿alerta de qué? Pues alerta de tí.

No te olvido.

martes, 3 de marzo de 2009

UNA CRÓNICA Y LAS MUSAS SIGUEN EN CHUECA


Hoy me proponía escribir mi "chorrada" diaria y me senté frente al portatil para ver si, definitivamente, la pantalla era una ventana al mundo. Me he pasado más de dos horas frente a ella y aún espero ver que hay detrás del cristal. Nada, nada de nada ¿Dónde están las musas? ¿Dónde? ya lo dije el otro dia, deben estar de copas y han desaparecido de mi cabeza. Decido bajar a la calle, (porque digo bajar si vivo en una planta baja), y espero que un poco de polución ponga en marcha los mecanismos de la inspiración. Me pido un café, me fumo un cigarrillo y empiezo a mirar por la ventana, no es la de ordenador, pero igual me sirve. Tres cafés más tarde y dos cigarrillos sigo igual. Quizá debería dejarlo y esperar que las malditas musas se declaren en huelga japonesa y se sienten conmigo a terminar una nota.