domingo, 18 de noviembre de 2012

LE PONT EST IL



Sigue. Aprieta los labios, inspira sin que las aletas de la nariz te tiemblen, sigue. Dobla la esquina y cuando llegues al puente, fíjate en los contrafuertes. No preguntes en qué debes fijar tu atención, sólo fíjate en ellos, en el primero, en el segundo, en el tercero, en todos y cada uno de ellos. Controla las inspiraciones y el vaho de tu aliento al expirar será menos denso. 

Que no te venza la fatiga.

Cuando la noche vaya cayendo, sentirás que el aire se espesa por el levísimo vapor que exhalan los solitarios, los desposeídos, los descreidos, pero debes seguir caminando. Persigue a tu sombra, pégate a sus talones y no me olvides. 
Vivo en todos y cada uno de tus contrafuertes, sosteniéndote, pese a todo.