lunes, 13 de junio de 2016

CÓMO TE LO DIRÍA YO



La sangre solo hace parientes, el amor hace familia.





Los niños lo entienden todo, los niños son permeables, absorben como esponjas lo que ocurre a su alrededor: los olores, el tacto, el sonido de las voces que lo acompañan, la tensión, la soledad de unos abrazos inexistentes o el amor desbordado. Con el tiempo, todo aquello de lo que se han empapado, o lo que dejaron de recibir, sale por un sitio o por otro. Explicarles algunas cosas es difícil y recurrir a la fantasía para rellenar las lagunas de lo que no sabemos no siempre es lo mejor. Algunos niños no tiene pasado. No tienen recuerdos porque cuando llegaron junto a unos padres que no los parieron, apenas levantaban un palmo del suelo y el disco duro de su cabeza aun no estaba preparado para almacenar. Sus primeros años son un profundo agujero negro, salvo en lo sensorial, que se mece al son de la nada y de la tirada que marca el tiempo. No se puede bucear en un pozo en el que no hay agua. Lo que no sabemos, lo que no conocemos, se transforma en nada, por eso a veces hay que recurrir al corazón como órgano en el que se gestaron durante años y a los recuerdos que se gestan a partir de ese momento. Es el corazón el que les dio una vida, por eso el corazón es la única víscera que importa. Pero la realidad es la que es y la adolescencia es un mal por el que casi todo ser humano debe transitar perdido e inseguro. En ese momento, los corazones no son suficienteS. El agujero negro de un pasado desconocido se transforma en un obstáculo del presente que hay que encajar y hay que hacerlo como se puede. Pero el tiempo y  la sinceridad es el mejor remedio a casi todos los males. Los pasados desconocidos están excesivamente sobrevalorados, les damos una importancia que pocas veces tienen en realidad. Podemos construir la vida sobre nuestros propios recuerdos, aquellos que vamos forjando paso a paso, a socaire de nuestra propia vida consciente, e intentar que las lagunas por las que vagamos se transformen en mares venturosos de futuros que hay que vivir sin miedo. Algunos agujeros solo son negros porque queremos que así sean y eso es así naciéramos del corazón o de un útero magnífico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada