domingo, 17 de marzo de 2013

RUSIANIZADA POR OBRA Y GRACIA DE UN INVIERNO SIN TREGUA


El entorno no es el adecuado, lo sé, pero la impresión ha sido tan brutal que no la puedo dejar pasar, volatilizarla y olvidarla. Me cuelo en el primer lugar que encuentro para apurar quince minutos de tregua y alargar, recrearme, en una simple sensación. ¿Ridículo? Sólo para el que no entienda nada.
Una mesa alta, un taburete y un zumo de naranja tan amargo que hace que al primer trago desee otro. Atrezzo que sirve de excusa y armazón para alargar la soberbia de un estúpido que partió el espinazo de una yegua.
Una vulgar tarde de invierno transformada por una descripción tan perfecta que he llegado a sentir el sudor del caballo humedeciendo la palma de mi mano.
 Cuatro gotas de lluvia, que ensucian nada más, acompañan el ensimismamiento momentáneo.  
Si sigo así, terminaré bebiendo vodka en el desayuno  y merendando pirozhi y blinis.
Apuro las últimas gotas de una naranjada natural, con una certeza absoluta: Nadie debería abandonar el universo lector sin pasar  por los rusos. Una afirmación que recibirá mil críticas, me da igual, a fin de cuentas sólo soy alguien que lee desordenadamente. Que lee y siente; que siente y piensa; que piensa y vive;  que vive y dice. 

Y digo: Definitivamente, hay que leer a los rusos.

"El premio y el castigo están en mis manos"
-Lev Tolstoi- 

Каждый уважающий себя читатель в своей жизни обязательно должен ознакомиться с творчеством великих русских писателей. 
.
Feist and The Constantines - Islands In The Stream