sábado, 5 de noviembre de 2016

A VUELTAS CON LOS DEBERES ESCOLARES



Un maestro es una brújula que activa los imanes de la
 curiosidad, del conocimiento y la sabiduría en los alumnos.
Ever Garrison






Escucho por ahí que este fin de semana algunos padres han decidido declararse en huelga de deberes y que sus hijos, en consecuencia, no harán las tareas escolares. Dicen que estos trabajos roban un tiempo fundamental a los niños, un tiempo que deben pasar con la familia haciendo cosas más importantes, más agradecidas, aprendiendo de otra manera. Escucho la noticia desde la distancia y con un interés relativo en lo particular, pero no sin cierta sorpresa en lo general. 
Inicié mis estudios cuando aun se llevaba aquello de la EGB (Educación General Básica), en la que las clases se prolongaban hasta las seis de la tarde,  y te ibas a tu casa con tu cartera, con tus libros y libretas (que no dormían en taquillas, ni estanterías varias), para preparar para el día siguiente, o para el día que fuera, una buena ristra de deberes y controles. En mi casa, que no eramos pocos, nos distribuíamos por la mesa del comedor, incluso de la cocina, para hacer todos aquellos deberes que nos llevaban a maltraer, por entonces no teníamos escritorios en los dos dormitorios que compartíamos entre mis hermanos. Ninguno nos morimos por aquello, protestamos mucho, es lo que nos tocaba, pero nunca volvimos a la escuela con los deberes pendientes, ni mucho menos con el justificante paterno de que los deberes nos estaban trastornando o robando tiempo a la familia. 
Educar se educa en casa, siempre lo he dicho, por eso el aprendizaje de las materias técnicas, que no solo aportan conocimiento sino también responsabilidad y organización en el estudio, se deben hacer tanto en casa como en el colegio. Dicen que los niños van sobrepasados de tareas escolares, puede que en algunos casos sea así, pero, sinceramente quizá de lo que van a mil es de la elevada cantidad de actividades extraescolares que, en muchos casos por necesidad, están obligados a hacer. Cientos de idiomas, deportes, manualidades, musicalidades varias, y algún que otro baile, rellenan las tardes de los niños una vez salen de clase. En ocasiones es por gusto, otras por necesidad.
Los mayores necesitamos que los hijos estén recogidos y atendidos mientras agotamos largas jornadas laborales, con los horarios desquiciantes, que tenemos en este país. Conciliar aun es una cruz, sobre todo porque los horarios de unos y otros son absolutamente dispares. Los niños van agotados y los adultos mucho más.  Pero la idea de eliminar las tareas escolares en casa creo que debería observarse con cautela. La sobreprotección de los chavales, el evitarles la responsabilidad de cumplir con las tareas encomendadas, me produce muchas reservas. Las obligaciones que conlleva la realización de una tarea escolar, que les ayuda a fijar el conocimiento de lo aprendido para seguir aprendiendo, a estimular la curiosidad que les facilitará la estructuración de su cabeza para aprender a pensar, a estudiar y racionalizar, no me parece una buena idea. El hábito del estudio y del trabajo también hay que adquirirlo. Eliminar responsabilidades a los niños no siempre es una buena opción si se mira a largo plazo. Quizá compatibilizar el tiempo de ocio y el de la responsabilidad, la del estudio y las tareas escolares, sea un camino no exento de espinas.
Pero esto no es más que una reflexión propia, y sin mayor importancia, después de ver lo que veo tratando con niños en situaciones complicadas, y de escuchar hoy mismo, en la televisión, a una madre feliz porque su hija no hará deberes este fin de semana porque ella así lo ha decidido.
Esta huelga de adultos, utilizando el pretexto de los niños, no sé si es una buena idea, como tampoco sé si lo es que los maestros y profesores queden desautorizados, en lo que a su trabajo respecta, por unos padres que al final se echan las manos a la cabeza cuando el tiempo, en lugar de niños que tenían, les entrega unos adolescentes cabestros e irresponsables. Pero será que los tiempos cambian que es una barbaridad y yo me he quedado un poco atrás. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada