sábado, 28 de julio de 2012

AND A LITTLE MINGITATION O ESA CRISIS SIN FIN

 
Siempre me han gustado los programas sobre animales salvajes y soy de las que celebra con aplausos  desmesurados cuando puedo acceder a los videos de National Geographic para ver copular a los marsupiales, a las ballenas cantar a la luna y esas cosas. Sin embargo, tengo especial aversión a esos programas que, como una réplica de un mal Tarzán, sacan un tipo con sombrero que se dedica a perseguir a los bichos y nos muestran lo machote que es en la jungla etc.

Así que con motivo de esta afición a la que he hecho mención durante el vermut, una de las personas con las que compartía aceitunas y ganchitos ha explicado que esos programas de exploradores (de pichirrí),  están infravalorados, que atender a los mismos, y memorizar algunas de las cosas que se cuentan, nos puede salvar la vida. Levanto la ceja, miro a mí alrededor y en plena Rambla del Raval de Barcelona no veo selva, ni desierto en el que aplicar ese truco que tiene que salvarme de un apuro y que el devorador de almendras que ocupa la silla contigua, explica como si fuera el mismísimo Tarzán.  Al parecer, cuando no tenga agua ni líquido elemento potable con el que regar este cuerpecito que se va a comer la tierra, puedo beberme mi propia orina hasta en tres ocasiones y así, como el que no quiere la cosa, largarme un lingotazo de pis que me salvará la vida.

Desconozco las virtualidades de un buen pipí pero me alegra saberlo, nunca se sabe y una con la edad tiene importantes ataques mingitorios que asaltan en cualquier momento y lugar que puede que no vuelva a menospreciar.

No es noticia si digo que lo de las terracitas en verano se empiezan a poner fatal y que por un aperitivo de pobre (nada de cigalitas, ni tristes calamares a la romana), el hachazo es impresionante. Así que, visto lo visto, mientras nos traían la cuenta del dispendio de hoy, he quedado con el devorador de cacauetes y almendras saladas que la próxima vez, o paga él, o ya le veo pidiendo un par de vasos y unas patatas chips, que el pis ya lo pongo yo. Salvaremos la crisis, el ecosistema y convertiremos a Frank de la Jungla en un innovador culinario.


louis armstrong - - Sweet Lorraine.