miércoles, 14 de agosto de 2013

PARENTHESIS





Los paréntesis son buenos, incluso ponerle paréntesis a la gente y que ella te los ponga a ti, aunque en este último caso, cuando eres al que se coloca entre imperfectos semicírculos, mentes a todas las pestes del infierno. Pero sí, los paréntesis son buenos, incluso con las consecuencias que ellos traigan.


Así que ando por ahí, pasando un frío bastante importante, soportando alguna que otra lluvia torrencial, y amenizando las jornadas a base de pintas, cantos en lenguas extrañas y liberada de obligaciones relevantes. Pero también en este punto hay paréntesis, y abro uno. Me entero, de un modo nada convencional, del nacimiento de mi nuevo sobrino. Llega antes de hora y dando guerra. Así que después de dos días (los que han tardado en localizarme), y algún tropiezo aéreo, puedo decir que existe un nuevo motivo fundamental para seguir caminando con la vista al frente e intentando hacer de este mundo extraño un útero gigante en el que valga la pena vivir.


Vuelvo a cerrar el paréntesis y retorno a Yeats, a pasear y, por qué no decirlo, a idear estrategias para que este hermosísimo niño, pelirrojo, que ya ocupa un lugar importantísimo en el mundo, mi mundo, sea, ante todo, el tipo más feliz del mundo. 


Dejo un poema de Yeats... 

Cuando estés vieja y gris y somnolienta
y cabeceando ante la chimenea, toma este libro, 
léelo lentamente y sueña con la suave mirada
y las sombras profundas que antes tenían tus ojos.
Cuántos amaron tus momentos de alegre gracia
y con falso amor o de verdad amaron tu belleza,
pero sólo un hombre amó en tu tu alma peregrina
y amó los sufrimientos de tu cambiante cara.
E inclinada ante las relumbrantes brasas
murmulla, un poco triste, cómo escapó el amor
y anduvo en las cimas de las altas montañas
y entre un montón de estrellas ocultó su rostro. 



 

8 comentarios:

  1. Quizá este texto de Yeats sobre tantos ocasos no sea el mejor canto para un nuevo ser sobre la tierra... Pero está bien, que se vaya enterando. De todas formas, un sonajero no estaría mal. Enhorabuena por el poema elegido (y por el sobrino)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amando, vamos a hacer una cosa, el sonajero para Dylan y el poema de Yeats para la que suscribe :)
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Kenit! hasta que he caído que eras tú :)
      Gracias

      Eliminar
  3. Pintas, frío, lluvia... ¿estás en las Feroe? Si es así, tienes que contarnos cómo es aquello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala!! Pero os lo pienso contar igualmente :)

      Eliminar