sábado, 27 de mayo de 2017

CURVAS



Sartre dijo que la libertad no vale nada 
a no ser que se haga uso de ella.
Richard Ford




A veces, cuando cae la noche y el sueño no llega, recuerdo aquellos días de hace ya tantos años. Tu imagen, imposible de ver con claridad, se convierte en un anhelo que intento fijar con un gesto de la mano. Pero las horas pasan y aunque puedo sentir el calor de aquellas tardes de julio, tu rostro sigue escapándose entre el desespero de las horas vacías. Miro el reloj y espero que corra un poco de aire, que la cortina se arremoline junto a la contraventana entornada, pero la noche está calma, vacía de todo. 




5 comentarios:

  1. Qué pena que no se puedan tocar algunos recuerdos hermosos antes de dormir.
    Corto y muy guapo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me temo que ya no lee tus notas... En fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aqui estoy, he vuelto. ¡Hazme el amor! Soy tuya!

      Eliminar