domingo, 6 de mayo de 2012

POMPAS DE JABON


Me acuesto repasando, mentalmente,  la “última cena” y mientras me acomodo tirando del edredón para cubrirme la cabeza, pienso en el estúpido tópico sobre la mala relación que tenemos entre las mujeres. Pienso en ello porque mi vida, llena de mujeres por todos los costados, es un claro ejemplo de todo lo contrario. 

Me han arrancado de casa después de semanas aplazando la cena. Me duele la cadera, un accidente doméstico me tiene cojeando desde hace días, pero no  puedo negarme cuando pienso en las hinchadas piernas de quien ya arrastra una barriga de ocho meses, del encaje de bolillos de otra para escaparse dejando colocados a unos y a otros, ni cuando sé del intranquilo break que otra interrumpe al acompañamiento a un tratamiento de quimioterapia que hoy, para alivio suyo también, se aligera con una cena desenfadada.

Y cuento hasta cuatro y multiplico los años que hace que nos sentamos alrededor de una botella de vino, incluso de dos y hasta de tres y pienso en los pocos conflictos serios que hemos tenido nunca, lo mucho que nos hemos ayudado y lo mucho que respetamos los silencios o los excesos de las demás.

Pasamos de lo excesivo y grandilocuente a lo cotidiano y habitual. De las risas francas a la emoción contenida por los desastres que, aunque no lo queramos, nos asolan. 

Y ya en la cama, con la mano en la cadera, cierro los ojos pensando que algunos tópicos son tan estúpidos como la manía de intentar atrapar pomas de jabón sin que se quiebren.

3 comentarios:

  1. los tópicos tienen tantas excepciones que nunca deberían entenderse como normal general, aunque a veces adquieran rango de ley, casi, lamentablemente. te lo dirán 9 de cada 10 dentistas!

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente, empero....que diría aquel.

    ResponderEliminar
  3. Doncs tens tota la rao del mon.

    ResponderEliminar