martes, 21 de abril de 2009

Un burka en Barcelona


Si un dia tenéis la oportunidad de vestiros un burka podreis comprobar como, por el sólo hecho de colocarse esa pieza de tela encima, una persona empieza a perder su capacidad de orientació, su capacidad de respirar con normalidad, por decir lo más inmediato. Hoy he tenido la oportunidad de vestirme con uno de ellos (fijaros" un" burka, sólo podía ser masculino). Ha sido una prueba, sólo una prueba, un experimento. La sensación ha sido, para mi, terrorífica y eso teniendo en cuenta que ha sido hecha dentro de un amplio local en una gran ciudad de nuestra geografia. Un grupo de mujeres nos hemos "calzado" el burka y nos hemos estado moviendo dentro de la sala (os aseguro que con gran dificultad,no te mueves con normalidad, la tela te agobia, no te ves los pies, no ves en tus laterales, la sensación de ahogo es importante), la sensación es bastante asfixiante, agobiante. Sin embargo, lo realmente espeluznante es la perdidad de identidad que puedes observar, un grupo de mujeres, toda iguales, que no puedes identificar ni siquiera a quien tienes delante...¿como reconocernos? ¿por nuestra manera de movernos? dificil, sólo recordando el calzado que cada una llevaba podíamos identificar frente a quien estábamos. La perdida de identidad es total.
No entiendo como todavía hoy existen paises donde se obliga a las personas, en concreto a las mujeres, a perder no sólo su capacidad de obrar, sino su propia identidad.
Malos tiempos corren en el mundo. Nuevamente afganistan aprueba una ley de familia para la población chii que anula los derechos de las mujeres, hasta el punto que no pueden salir de casa sin el permiso de su marido y si no tienen un proposito legítimo. Obviamente la Ley en cuestión no dice que es un "proposito legítimo".
Una vez más la injusticia se cierne sobre las mujeres, en especial sobre las más desprotegidas, en este caso, las afganas quienes, a pesar de todo, luchan desde la clandestinidad para poner fin tamañas barbaridades.
Mi apoyo para ellas y en especial Revolutionary Association of the Women of Afghanistan (RAWA) por la labor que llevan a cabo en pro de los derechos humanos y de la mujer.