lunes, 2 de junio de 2014

VEREDAS


"Un hombre debe vivir el presente y 
¿qué importa quién eras la semana pasada, si sabes quién eres hoy?"

Ayer te eché de menos. Mil cosas por delante y te eché de menos. Te supe entre robles y encinas y estiré el brazo para rozar la corteza del árbol junto al que me paré, intentado acercarme de esa manera al lugar en el que podías estar. Me faltaba acera, me faltabas tú, por eso, como siempre, te eché de menos. Y sé, porque lo sé, que a ti te sobraba vereda, te faltaba asfalto y buscaste en tu bolsillo un trozo de granito que encontramos en mitad de una calle deshecha y que lo acariciaste intentado sentir lo que mis pies rozaban y sé, porque lo sé, que me echaste de menos. Y así, entre tú y yo, la espesura de humos conocidos. Los míos de puro anhídrido carbónico, y los tuyos de tóxico oxigeno que a ambos nos matan.





©Fotografía: naq