jueves, 4 de julio de 2013

OUT OF ORDER





Estos días he escrito poco, muy poco. He aparcado el tema, no es la falta de ganas sino la necesidad. Un impertinente dolor de cabeza que me lleva por la calle de la amargura me tiene fuera de juego. Me molesta la luz de la pantalla del ordenador, la vista se me desenfoca cuando lo hago en papel y si bien la obligación me constriñe a tener que pegar la nariz al teclado y a los folios, entre nauseas y lucecita extrañas lo hago, pero poco más. Es cuestión de tener un poco de paciencia, de doparse y esperar o cortársela y mandarla al arcén de un sonoro puntapié.