viernes, 2 de mayo de 2014

MINIMALISMOS XXXIII



Son heridas que sin querer quedaron abiertas. Heridas que los diminutos granos de sal que manejas encienden, devolviéndote de un manera punzante. Siempre falta agua.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada