viernes, 2 de mayo de 2014

MINIMALISMOS XXXIII



Son heridas que sin querer quedaron abiertas. Heridas que los diminutos granos de sal que manejas encienden, devolviéndote de un manera punzante. Siempre falta agua.