lunes, 22 de febrero de 2010

CELOS


No puede soportarlo. Le produce tanto desasosiego que se ciega. Tiene la rabia clavada en la garganta como un trago envenenado. Lo sabe y no quiere que lo sepa. Disfraza los malditos celos de indiferencia y distancia mientras se quiebra en minúsculos fragmentos que le convierten en un desecho de si mismo sin que quede nada bueno. Todo fundido en un vómito fatal. Le destroza. Su ausencia le enferma. Mantener el enmascaramiento de lo que sólo quiere negar. Se muere cada día y lo sabe. No puede alejarse y mientras a tortura continua. No hay salida.

Love, Love,Love (James Blunt)