lunes, 8 de febrero de 2010

EQUILIBRIOS

Tengo ganas que termine el invierno. Necesito que termine el invierno y que deje de llover.
Soy mujer de estaciones intermedias. No me gustan los extremos, ni en esto ni en otras muchas cosas. Para muy pocas, muy poquitas, soy una radical extrema. Siento necesidad de tener mi existencia equilibrada, lo que no necesariamente quiere decir cuerda. De hecho las mejores cosas de mi vida han sido siempre caóticas y locas, pero todas ellas estaban en un perfecto equilibrio conmigo misma y se han sucedido en el momento adecuado.
Pero la lluvia permanente me empieza a entumecer, desquiciar y desquilibrar.
Por eso necesito que deje de llover, porque si sigue lloviendo no voy a poder evitar vivir estados, momentos y sensaciones raras.
Hoy mismo, por ejemplo, tras leer una noticia la mar de estúpida (algo que ver con que en mi ciudad la gente muere más joven que en otras ciudades del país), he empezado a pensar en cómo me gustaría que fuera mi entierro. Demasiado sombrío, así que cuando me he dado cuenta de ello, he cambiado el cartucho mental, y me ha dado por pensar de qué personas me despediría llegado el momento y las cosas que le diría a cada una de ellas.
Cuando estaba ya con el lapicero en la mano y a punto de empezar a anotar, algo me ha hecho mirar a través de la ventana. La lluvia estaba cesando y un rayo de sol, insignificante, se reflejaba sobre mi mesa. Debe ser una señal. Así que he cerrado el cuaderno, colocado el lápiz en el bote y reequilibrado el pensamiento.
Mañana será otro día.

Clint Eastwood - Claudia`s Theme