martes, 18 de marzo de 2014

MAÑANA, TAL VEZ.


"El entendimiento. Para mí es esencial. 
Hay muchas otras cosas: la entrega en el sentido emocional, 
no únicamente en el físico.
Pero antes que todo eso está el entendimiento".


El destino tiene las piernas cortas y corre mucho menos de lo que nos creemos.  Puedes volverte ciego, sordo y mudo, pero esa piernas diminutas hasta la deformidad, incluso, te alcanzarán cuando andes distraído y consumiendo días sin pensar.  Será el momento en el que, por necesidad, volverás a ver, oír y si aun es posible, a hablar. Y puede que si tienes suerte, aquel que creías muerto tal vez, solo tal vez, vuelva a caminar cerca, muy cerca, en silencio, sin estridencias, sin sorpresas, entendiendo, sin prisas ya.


4 comentarios:

  1. Lo malo del destino es que te jode los planes, aunque no creas en él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te voy a decir que no, a veces es así, tal cual.

      Eliminar
  2. Que cortito y qué bueno.
    Un abrazo, Anita.
    Siempre es grato leerte.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Kenit, siempre es un gustazo saber que pasas por esta casa. Un abrazo.

    ResponderEliminar