lunes, 21 de noviembre de 2011

DEL EFECTO MARIPOSA


Para nadie será una novedad si digo que el mundo, pese a la aparente globalización que vive, se radicaliza a marchas agigantadas, lo cual no deja de provocar cierto pavor. Sin embargo, ese mismo mundo camina hacia delante gracias a la generalización de las telecomunicaciones, a la posibilidad de conectarse a una pantalla para saber lo que pasa más allá de nuestro pequeño mundo (ese que se compone de nuestra casa, nuestro barrio, los conocidos y poco más), existe otro en el que ocurren cosas.
La era de la información, que no del conocimiento, ya está aquí. Los modos de exhibir nuestra disconformidad con lo que nos rodea, con el mundo en el que vivimos, incluso con nosotros mismos, se encuentra al alcance de un simple “click”.  Los blogs son una muestra de ello.

 

Y debe ser por el efecto mariposa, por el que los ataques y amenazas que sufre una joven egipcia (Alia Magda Al-Mahdi) que se desnuda y muestra su cuerpo autocensurado con unas bandas amarillas en su propio blog, queriendo mostrar su disconformidad con la violencia machista existente en su país y la falta de liberta de expresión, aletea hasta Israel y allí, un grupo de mujeres, en solidaridad con ella, fotografían sus cuerpos desnudos por algo tan simple y elemental como es el respeto a los derechos humanos y fundamentales de las personas.  
 
Siento un verdadero pudor al desnudo, al mío, nunca al ajeno. Por eso no me voy a desnudar, desvestir, en mi blog, sólo voy a mostrar mi apoyo a una causa que, esté basada en una historia real o no (no olvido lo que ocurrió con la inexistente bloguera Amina Arraf), creo que es inapelable y no es otra que el respeto a la libertad de expresión y a la dignidad de las personas.

Finalmente, las redes sociales, y el inmenso abanico de posibilidades que ha abierto internet, es una de las mejores armas, en sentido intelectual me refiero, para intentar acabar con algunas cosas que debieron quedar con los brontosaurios y congelarse con las primeras glaciaciones que hubieron en el planeta tierra.