miércoles, 9 de noviembre de 2011

NOVENTA Y OCHO OCTANOS


Existen muchos motivos por los que hago las cosas que hago. Para las cosas ordinarias,  las del día a día, tengo uno y principal: sobrevivir. Para las que hago cuando aparco lo ordinario, robándole horas al sueño, tengo uno y principal: sobrevivir a la que sobrevive. ¿Complicado? En absoluto. La ordenación de la bipolaridad vital tiene estas cosas.

Les dejo algo para que ustedes también sobrevivan.