miércoles, 30 de septiembre de 2015

CATALUNYA UNA GRANDE Y LIBRE



En política es pot fer tot, menys el ridícul.
Josep Tarradelles

De los nacionalismos nunca ha salido nada bueno. No es necesario relatar ni uno solo de los hechos que se han sucedido a lo largo de la historia de la humanidad para que la afirmación que ahora realizó quede más que probada. Vivimos momentos convulsos de los que nadie ni nada, al menos aquí, va a salir ileso. La fractura social es un hecho más que constatado. Los nacionalismos jamás se basaron en la razón y discutir con alguien que no razona es absolutamente imposible. Cuando manda el hígado la locura puede estar servida y todo es posible. Es por eso que en estos casos incluso las matemáticas dejan de ser una ciencia exacta para convertirse en la arbitrariedad de que lo mayoritario sea lo minoritario y viceversa; que los procedimientos normales se convierten en extraordinarios y contravenir la legalidad una forma de hacer política. La victimización como sistema es también una de las artimañas nacionalistas que con mejor empeño utilizan los afectos a tal ideología. Hace algún tiempo que se acuñó la idea de que Catalunya era un oasis ahora, sin lugar a duda, podemos decir que Catalunya es una auténtico manicomio, en el que la mayoría de la ciudadanía se ve obligada a guardar silencio frente a una minoría (importante, sí) que vocifera e  intentar impone su voluntad por cojones pete a quien pete. Ya veremos cómo termina todo este sainete en el que no hay más salida que sentarse a hablar sin ningunear a ningún interlocutor porque, de no ser así, esto puede terminar como el rosario de la aurora.



4 comentarios:

  1. La estupidez se ha instalado en Cataluña desde hace tiempo. El asunto es que quienes vivimos aquí, y somos catalanes sin fantasías patrióticas, no vemos -al menos es mi caso- el final de esta majadería identitaria. Bien parados no saldremos, de eso estoy segura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha entrado en una dinámica enfermiza y muy peligrosa.

      Eliminar
  2. Pues a mi me gustáis mucho, siempre que he estado por ahí, me habéis tratado bien. Un catalán locatis es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como todo, buena gente hay en todas partes,no es patrimonio de la catalanidad, pero me alegro de que tus experiencias sean buenas que, en definitiva, es como tiene que ser.

      Eliminar