martes, 5 de octubre de 2010

MINIMALISMOS (XI)


Se prometieron una vida entera frente a dos tazas de café.  La pasión les duró lo que tarda un azucarillo en deshacerse. De todo aquello sólo queda el reverso de una servilleta con dos notas mal trazadas.