martes, 13 de diciembre de 2011

MINIMALISMOS XXIV


Si tienes buenas intenciones para con otro, salvo que tengas muy clara la gratuidad de las mismas, olvídate de volcarlas por un simple impulso. Una vez cumplimentadas, si al final no eran tan gratuitas como pensabas, su entrega siempre te parecerá cara.