lunes, 19 de diciembre de 2011

CARTA DE UN HOMBRE QUE AMA


Hace algunos años, algunos grababan las cartas que no escribían porque necesitaban vomitarlas.

Este es el contenido de una de aquellas cinta que alguien llamo: Cinta 23 JAC 21/3/1996

                       _____________________________


"Podría escoger las palabras más ofensivas para decirte adiós, pero debe ser que esto de hablarle a una cinta que pondré en el correo, que puede escuchar cualquiera, no me deja soltar todo el veneno que encierro. Nunca me gusto este juego de palabras ladradas.
Estoy cansado, mucho. Hemos perdido el tiempo y la dignidad. Nos hemos hecho tanto daño que no creo que podamos recuperarnos nunca. Sabemos hacernos daño de verdad, pero se ha terminado. Alguien tiene que decir basta, y lo digo yo aunque has sido tú quien me ha empujado hasta aquí. Quiero cerrar esta vida, quiero borrarla aunque para ello tenga que inventarme una de nueva, empezar de cero, empezar donde tú no estés. Sé que nada volverá a ser como antes. Nunca volveremos a ser quienes fuimos, sé que nunca volveremos a querer igual, y eso es una suerte. Vivir lo vivido, de la manera que lo hemos hecho, ha sido un infierno. 
Ha llegado el momento acabar con esta tortura,  vivir una” no relación” que ha terminado por convertirse en la relación más larga que hemos tenido los dos, ha sido el peor de los castigos. Hoy siento rabia, sí. Siento rabia por haber llegado hasta aquí, por no haber podido dejarte antes, por tener que necesitar despreciarte, porque lo que más quería era que me quisieras. Necesito no verte nunca más.
Guardo tus peores recuerdos a la espera que todo se atempere y el tiempo me permita recupera aquellos que te convirtieron en la mujer de mi vida.   

No volveré a verte más, y sé que no harás nada por verme a mí. 
Sólo quiero decirte adiós. Nos veremos en el infierno".

----------------------------------------------------------

"Podria escollir les paraules més ofensives per dir-te adéu, però ha de ser que això de parlar-li a una cinta que posaré en el correu, que pot escoltar qualsevol, no em permet deixar anar tot el verí que guardo. Mai em va agradar aquest joc de paraules bordades.

Estic cansat, molt. Hem perdut el temps i la dignitat. Ens hem fet tant mal que no crec que puguem recuperar-nos mai. Sabem fer-nos mal de debò, però s'ha acabat. Algú ha de dir prou, i ho dic jo encara que has estat tu qui m'ha empès fins a aquí. Vull tancar aquesta vida, vull esborrar-la encara que per això hagi d'inventar-me una de nova , començar de zero, començar on tu no estiguis. Sé que res tornarà a ser com abans. Mai tornarem a ser els qui vam ser, sé que mai tornarem a estimar igual, i això és una sort .Viure el viscut, de la manera que ho hem fet, ha estat un infern.

Ha arribat el moment d'acabar amb aquesta tortura, viure una ”no relació” que ha acabat per convertir-se en la relació més llarga que hem tingut els dos, ha estat el pitjor dels càstigs. Avui sento ràbia, sí. Sento ràbia per haver arribat fins a aquí, per no haver pogut deixar-te abans, per haver de necessitar menysprear-te, perquè el que més volia era que m'estimessis. Necessito no veure't mai més.

Guardo els teus pitjors records a l'espera que tot s'atemperi i el temps em permeti recupera aquells que et van convertir en la dona de la meva vida. 

No tornaré a veure't més, i sé que no faràs res per veure'm a mi.
Només vull dir-te adéu. Ens veurem a l’ínfern".