martes, 30 de marzo de 2010

MI JACA



Me siento frente al ordenador con profundo sopor. Me aburro. Tengo que enviar un informe antes de que termine la mañana. Intento centrarme y ponerme en situación. Coloco, los codos sobre la mesa, los dedos índices en mis sienes y miro fijamente la pantalla. Me empiezan a doler los brazos, tensión intelectual o el peso de mi perola sobre dos frágiles dedos, quien sabe.
Me reclino en el sillón. Que bueno fue comprarlo basculante. Lo elevo al máximo, ahora me cuelgan los pies, como si estuviera en un columpio, o en una mecedora, me siento como “Alicia en el País de las Maravillas”, pero con poca maravilla y mucha mierda.
Si tarareo algo igual me viene la inspiración. Tengo el pensamiento cutre y en mi cabeza sólo resuena aquello de “mi jaca galopa y corta el viento…”
Necesito un café. Me da miedo acercarme a la cafetera, es hostil conmigo, eso sin contar que me he prohibido levantarme de la silla hasta que no termine el maldito informe.
Me balanceo, Directivas, Reglamentos, sigo tarareando ♫  ♪ ♫  ♫  ♪.. Mejor escribo en “Arial”. No mejor en “Courier”, yo a lo mío ♫  ♪ ♫  ♫  ♪. Cosa, cositas, cosazas, cosones, no voy a seguir me viene a la mente un improperio, seguiré cantando, ♫  ♪ ♫  ♫  ♪
Vuelvo a sentarme bien, me recoloco de nuevo. Soy  una profesional, soy la reencarnación de Estrellita Castro, una ondulación en mi flequillo así lo indica. 
Oh!! No, estoy viendo lo que veo. Horror, los murciélagos, vuelvo a ver murciélagos. Abro mi agenda y busco su número. Resigo la página con el dedo indice arriba y abajo. Debería pensar una excusa, hace meses que no le llamo. Nervios, me descuelgan, nada como tener una entrada amable:
-  Amor ¿Cuánto hace que no me preparas el té?.  
-  El lunes, a las siete como en los buenos tiempos. 
-  Sí, lo recuerdo, son 100 € del ala y me incluye las recetas.
Hay amores que no cambian nunca, el psicoanálisis me espera, y el informe que lo haga mi sombra que ahora vaga a sus anchas al ritmo de mi Jaca.

Vean : http://lavidaesunsusurro.blogspot.com/2009/10/yo-solo-veo-murcielagos.html