domingo, 23 de enero de 2011

SONAJEROS


Quise encerrar el universo en una bola de cristal. Creí conseguirlo y la hice rodar. Cien veces chocó contra paredes de papel y el mundo se convirtió en un sonajero. Mucho ruido, poco más. 
Me tapé los oídos con las manos para escapar del tintineo univeral y rodé, giré y volví a rodar, vistiéndome de ansia para seguir rodando, girando sin parar. Pero el cristal resiste poco.
Olvidé que ahí fuera, lejos de las paredes del bolinche, la gravedad no existe. Y te veo flotar lejos, a más de mil millas, buscando cuadraturas extrañas allí, ahí, siempre lejos de aquí.
Pompas y más pompas de jabón. Y giro, y giro, y giro estirando los brazos persiguiéndo  burbujas que se van.
Verde esmerilado. Verde nada más.

Patricia Barber - Let It Rain