lunes, 9 de enero de 2012

LA VIDA, A VECES, SE CONVIERTE EN UN SUSURO (2.0)


Vive perdido en un mar de desconcierto. Camina por caminar, siguiendo una línea recta imaginaria que pintó el día que dejo de ser. Un pie delante del otro sin virar jamás. La intuición sobre un mundo que se desmorona y un pensamiento lacerante, ahoga cualquier atisbo de naturalidad. No hay nada más allá de los próximos pasos. El recelo, la sospecha y la escogida soledad son los compañeros de un yo arruinado a perpetuidad donde el albedrío se paralizó y quedó a merced del mundo loco que roza permanentemente
Se desdobla en sí mismo  para sobrevivirse. Es el peso de la duda  y una vida que hace años perdió lustre.

No mirar, no ver. No hay márgenes, no hay recodos, sólo un yo enfermo que se esconde de lo que siente, por eso pisa  cualquier amago de vida nacido en la vereda de su  línea recta. Aplastar la duda mediante un desprecio que simula y le mata poco a poco.

Pero siempre llega la noche y es entonces, mientras su cabeza reposa intentando alejarse de su inconsciente que grita, en plena duermevela, siente el calor de un voz que, apenas instalada en su oído, le susurra que la vida es algo más que todo eso.


Cowboy Junkies - Angel mine