viernes, 27 de enero de 2012

MINIMALISMOS XXVI


En un embestida de aparente sinceridad, le regaló los oídos con un: “Eres mi debilidad”, pero la debilidad era tan débil que a los tres días se disipó.