lunes, 25 de enero de 2010

SPEECH ANTI-VAMPIRO (*)


Si acude a tí es porque sabe que sólo tú aguantas sus cuentos. Es la crétinez con forma humana, la autosuficiencia personificada. Da igual que, por activa o por pasiva, le haya dicho que no quieres saber nada, que se acabó, que te deje en paz. Sabe que estás ahí, te vampiriza, descarga su mierda y se va. A ver si te enteras de una vez. No importa lo que dices, ni cuantas veces se lo repitas, lo que importa es lo que haces. Y tu problema es cuando llega y te marea con sus historias, en lugar de mandarle a paseo con un buen corte de manga, te sientas a escuchar y a darle golpecitos en el hombro. Te estás equivocando mucho, pero mucho, mucho.
En tu próximo cumpleaños te cae una ristra de ajos. Fijo.

(*) Fragmento de un speech lanzado con la boca menuda, mientras corrían litros de tila y manzanilla.