domingo, 5 de septiembre de 2010

AMOR INTERPLATANARIO


Entré y lo primero que me dio en la nariz fue ese olor dulzón que desprende la fruta que ha madurado en exceso y el almizcle. Entre cajones de madera, un hercúleo frutero removía, con unas manos gigantescas y rudas, papayas, cocos y demás. Esas manos, que bien podrían servir para derribar a un toro, colocaban con un exquisito cuidado los lichis pequeños y juguetones que se escapaban rodando de una pila infinita.
No sé si me turbó el olor a fruta madura, las manazas imponentes conjuntadas con la delicadeza del gigantón, o la continua comezón en la papaya, no sé lo que fue, pero he convertido mi vida en una permanente excursión al colmado y mis inversiones en activos negociables de la fruta de la pasión.

danza invisible - sabor de amor