miércoles, 1 de septiembre de 2010

SHOW MUST GO ON

 
Terminal del aeropuerto de Siem Reap (Camboya). Miro a mi alrededor. Mi viaje llega a su fin. Dejo aquí algunos pensamientos que metí en la maleta pero no vuelve más ligera, sino todo lo contrario. He descubierto que el bien viaja de la mano del mal formando una alianza indestructible, que el amor no siempre es eterno, que la distancia, la que sea, es el olvido, que el tiempo no cura nada sólo anestesia y adormece, que seguimos vivos y sólo contamos con nuestra propia compañía. El mundo cada día es más enano y buscamos eternamente nuestro propio yo. 
Llegamos al final pero el espectáculo debe continuar.

2 comentarios:

  1. Aún me queda mucho trecho, ahora vago por la terminal de Bangkok. Se agradece.

    ResponderEliminar