sábado, 4 de septiembre de 2010

ANTIPODAS



Una pareja joven (A), entra en un restaurante, buscan un sitio en el que almorzar antes de volver al trabajo. El camarero les muestra dos mesas, ambas están en el rincón más sombrío del local, son ciertamente pequeñas. La pareja se mira, sonríen y se encaminan mientras ella comenta que no puede haber un lugar más ideal, un rincón verdaderamente romántico, él lo reafirma con la cabeza mientras le cede el paso.
Cuando se sientan, entra otra pareja, ésta no tan joven (B). Buscan una mesa en la que almorzar, dicen tener prisa. El camarero les muestra la única que queda en el local. El mismo rincón que mostró a los jóvenes, igual de oscuro, igual de pequeña la mesa. Se miran, ponen cara de fastidio y se encaminan para sentarse mientras ella comenta que es la última vez que le deja escoger. Él le dice que es ideal, pequeño y cutre como el ring de boxeo en el que lo mantiene todo el día.
La diferencia entre A y B: una hipoteca y doce años de matrimonio.