miércoles, 23 de febrero de 2011

ARRUGAS



Paseo mis incipientes arrugas con el orgullo que dan los años vividos. Las buenas y las malas experiencias se nos graban en la piel. No pienso renunciar  a ninguna de ellas. Cada surco me ha costado muchas sonrisas, algunos gestos de disgusto y otras tantas lágrimas. Me alegro de cada una de ellas.
Son las huellas de lo que vivo y lo que vivo soy yo.