miércoles, 2 de febrero de 2011

MENSAJES NADA SUBLIMINALES


Me gustaría saber cual es el motivo por el que algunas personas se creen que los demás estamos obligados a aguantar sus impertinencias, sus neuras y demás cositas.

Alguien se preguntará el porqué de una entrada tan bestial. Pues bien, acabo de leer en el periódico un artículo que habla sobre el impacto social del Libro II del Codi Civil de Catalunya, ese que habla del Derecho de Familia; de leer mi correo electrónico con las últimas barrabasadas profesionales; de leer las notas que ayer me dejaron sobre la mesa de trabajo con los mensajes telefónicos del día; y los mensajes que algunas personas tienen a bien dejarme en el blog (estos últimos para que me entere de sus "avances" en la gestión de su estado sentimental para con otros) y, por último, leo las nuevas condiciones que mi entidad aseguradora pretende imponerme atendido a que para ellos, según parece, me he vuelto una persona de riesgo.

Válgame Dios. ¡Que lío! Voy a contestar paso a paso a cada uno de ellos en su correspondiente lugar:
- Al articulista del periódico acabo de enviarle un correo electrónico tachándole de demagogo y proselitista e invitándole a que me rebata los argumentos si tiene bemoles y se olvida de quien le paga.
- A mi aseguradora, le he remitido correo electrónico comunicándole, con la anticipación que las condiciones particulares de mi póliza imponen, la no renovación de la misma y que "ciao-ciao". ¡Ah! y que por favor, no contesten al correo, ni me hagan contra-oferta pues la labor comercial  se hace antes.
- A las llamadas telefónicas ya les daré salida como pueda. Sigo sin poder oir el ruido de una apisonadora con lo que devolver llamadas es un imposible.
- A la persona que en anónimo me deja cada cierto tiempo unos comentarios en mi blog explicándome no sé que historia de vencedores y vencidos, de que al final el amor siempre triunfa, pues mi más enérgica enhorabuena y felicitación por su "logro". Que de verdad que me alegro mucho que al final triunfe el amor y esas cosas, pero que creo que sería más adecuado que eso se lo dijera (que imagino se lo dice) al destintario de su "verdadero" amor, que a mí, como que me interesa más bien poco y este blog no es su consultorio sentimental.

En fin, que parece que hoy el día amenaza lluvia y yo tengo muchas cosas que hacer y el texto de hoy va a ser más bien cortito, como un vómito o un exabrupto, pero es que hay días que son así.

¡Ah! y a ser felices que vivimos cuatro días y tres, como están viendo, amanece nublado.


David Bowie - Modern Love