lunes, 30 de mayo de 2011

LO QUE NO ASUSTA.


Alguien me dijo una vez que copiar fragmentos de otros en mi blog era algo así como hacer trampas perezosas, un recurso explotado cuando uno no sabe que decir. Puede que tuviera razón o no. No lo sé. No importa.

Horas muertas en una habitación y los músculos laxos. Miro al frente y en mi retina se clava una grieta diminuta que no comprendo cómo consigo ver con mi miopía. Escucho mi respiración y se me hace extraño.
¿Vive? En la pared se proyectan las palabras que imagino y construyen un poema cientos de veces repetido. No importa dónde, no importa.

Amortiguo el silencio y vuelvo a ficción. Unos minutos, sólo unos minutos y pienso en aquello que asustaba, en lo que paralizaba. Las manos en los oidos y la tranquilidad vuelve. Está aquí, no asusta, no paraliza.

"Lejos de los amores feroces de origen
y lejos del amor que, a modo de refugio,
la mente siempre inventa, el amor
que ahora me consuela es sin urgencias.
Cálido, respetuoso: amor del sol de invierno.
Amar es descubrir
Una promesa de repetición
que tranquiliza
Estos poemas hablan de esperar
porque el amor es siempre una cuestión
de las últimas páginas
Ningún otro grial podría estar
a la altura de tanta soledad".
Joan Margarit


©Fotografía Esteoeste