viernes, 16 de julio de 2010

INTUICIÓN


Me llamo…No importa como me llamo. Llegué a este lugar hace un año. No conocía a nadie, ni  tampoco tenía ningún interés en hacerlo a partir de entonces. Acababa de dejar atrás algunas cosas que me pesaban. Sólo necesitaba reordenar mi vida. Caminaba ligero.
Tropecé con ella, sin quererlo, sin buscarlo, sin esperarlo.
Durante un año estuvimos meciéndonos en las andanadas del querer. Pensé que ahí quería quedarme. Sólo era eso, un pensamiento.
Vuelvo a casa.