lunes, 11 de julio de 2011

TE IMAGINÉ


Te imaginé en la esquina de la mesa que una vez ocupamos. Te imaginé esperando que llegara hasta ti mientras simulabas mirar por la ventana. Te imaginé ocultando la sonrisa mientras fingías no saber que estaba a tu espalda.Te imaginé dejando que mis manos se posaran sobre tus ojos para cegar el infierno que un día se clavó en ellos.
Te imaginé almacenando para mañana los microsegundos en los que los reflejos de nuestros cuerpos se superpusieron en el cristal. Te imaginé sentado, apurando los poco segundos que nos quedaban. Y te imaginé allí, así, porque sé que si algún día tengo que rescatarte de ti mismo, tendré que subir hasta allí, apostarme frente a la ventana que nos dibujó, fingir que no te pienso, y esperar.