lunes, 4 de julio de 2011

ASTERISCOS


Hoy no hay texto. Llevo más tiempo del que es habitual con la pantalla en blanco, sólo fragmentada por algunos renglones enteros de asteriscos con los que he intentado rellenar los huecos que dejan dos ideas cruzadas que, por el momento, soy incapaz de articular.
Asteriscos que ahora colocan el punto y final a una imposibilidad sobrevenida. Sí. Cuando uno tiene poco que ofrecer, más vale que no haga perder el tiempo a los demás con invenciones absurdas, ni que lo pierda uno mismo trazando infinitas líneas de estrellas que no van a llevar a ningún sitio.