viernes, 23 de octubre de 2009

UN POQUITO DE POLVO



Cosas extrañas. Lo que ayer era aire que traía una vida nueva, hoy no ha dejado rastro alguno, ha desaparecido. Aquella corriente ha pasado con la rapidez de un chasquido de los dedos, dejando el mismo efecto, la simple vibración de algo enérgico que pasó y ya no existe. Se convirtó en menos que cero mientras caminaba con las manos en los bolsillos, protegiéndose del frío que aquella brisa le hacía sentir en la punta de los dedos.
Mientras caminaba, ilusamente, se sentía feliz. Creía haber encontrado esa mota en la vida que se adhiere a la piel como un aposito inmortal, que se instala en el interior y te convierte en eterno. Pero todo se va recolocando, volviendo a su sitio, y aquella mota que adornaba su existencia, que la hacía más amable y placentera, termina desapareciendo hasta convertirse en "La Nada". Porque esa brizna, esa poquita cosa que llegó a su vida, ocupándolo todo, que se expandió hasta convertirse en una mayúscula duna, no era más que polvo. Polvo, que lucía vanamente, como pasa con algunos granos de la arena de la playa, que en realidad no son más que simples partículas de tierra, sin ninguna característica especial. Con las primeras lluvias, ese polvo acumulado se transformó en el lodo que terminado por transformar en un barrizal aquella historia que comenzó con aquel poquito de polvo adorado.


Black - It`s a wonderful life