martes, 22 de junio de 2010

ALPHAVILLE*


Obedecí la orden recibida, no objeté nada, no tenía ningún sentido hacerlo. Dejé de tener capacidad para decidir mi destino el día que el mundo se transformó en un enorme estercolero donde lo que menos importa es quien somos cada uno de nosotros. Emprendí la marcha dejándome llevar. No importa no tener un rumbo claro, todos los caminos llevan al mismo lugar.
Escondo cualquier atisbo de emoción. Las risas, las lágrimas, los sentimientos, los afectos han desaparecido. Debemos uniformarnos en la nada. Sé a dónde voy.
Un pájaro se posa en el alfeizar de una ventana. Su leve aleteo, intentando mantener el equilibrio, me conmueve, me recuerda a mi mismo no hace tanto tiempo. Aparto la vista, no debo delatarme, pero grabo en la memoria la imagen para que el recuerdo de lo vivo perdure en alguien.
Aquí todo es blanco sobre blanco, negro sobre negro, la aritmética prefecta lo controla todo.
Debo esconderme de mi mismo, de lo que siento y de lo que pienso, si quiero sobrevivir. He llegado a Alphaville

(*) Alphaville película dirigida por Jean-Luc Godard
 
amaral feat moby - escapar