lunes, 28 de diciembre de 2009

BESOS



Te tengo frente mí, me hipnotizan tus labios, no puedo dejar de mirarlos. Me llaman de una manera irresistible y tengo necesidad de hacerlos míos. Urgencia. Cierro los ojos y me inclino sobre ti hasta llegar a tu boca. La quiero mía, aprehenderla y aprenderla. Me recreo en tus labios, dibujándolos con la punta de mi lengua, marcando un perfil perfecto, serpenteando de comisura a comisura. Me entretengo en ellos, los mordisqueo, los beso hasta que venzo la minúscula resistencia con la que juegas y caigo en tu boca. Y es allí donde quiero estar, paseándome en tu humedad, la que me sabe a ti, jugando en un mundo ilimitado del que no quiero salir.