viernes, 18 de diciembre de 2009

HOY SÓLO ESCRIBO: TE EXTRAÑO


Paso el dedo por el cristal llevándome el rastro de tu último aliento.

Con el frío de la tarde y el vaho en la ventana, jugamos a escribir los últimos deseos (tú, yo, hoy). Pero es tan frágil la consistencia de un aliento que el calor del índice ha diluido cualquier atisbo de realidad y permanencia. Hoy, sólo escribo "te extraño"


Ray LaMontagne - Until the sun turns black