martes, 22 de diciembre de 2009

¿ERES FELIZ?


La pregunta es ¿Eres feliz?. Como no la esperaba, me ha cogido a traición y me he quedado con auténtica cara de poker. He intentado balbucear algo. No tengo claro si estaba intentando buscar la respuesta adecuada o, si por el contrario, mi cerebro buscaba, a toda velocidad, una excusa que pareciera sincera, para salir del paso. Después de varios intentos por articular un discurso mínimamente artículado, abriéndo los ojos un poco más de lo normal, finalmente ha desistido con un "déjalo, ni siquiera lo sabes". Se ha levantado y le he visto salir por la puerta.
Lo único que he acertado a pensar en ese momento ha sido "que buenas espaldas tiene", y nada más. Algún neurotransmisor se me ha bloqueado y sólo he podido dar un último sorbo a la copa que hacía más de media hora reposaba en la mesa.

¿Eres feliz? Y así me voy a mi casa, con la pregunta ¿eres feliz?. Mientras intentaba sortear un tráfico infernal, con una lluvia matadora, he tenido la respuesta "no lo sé"

La diferencia entre su "no lo sabes" y mi "no lo sé" está en que yo no sé lo que es la felicidad y por tanto desconozco si lo soy o no. No me vale la definición que encontraría hasta en el wikipedia, porque en este tema hay algo que sí tengo claro, la felicidad es algo subjetivo y relativo. Por el contrario, su "no lo sabes", se sostiene sobre algo bien distinto, el cree que yo sé lo que es la felicidad pero que es mi estado actual, mi desconcierto, mi pasotismo vital, el que me impide ser consciente de lo feliz o infeliz que en realidad soy. Pero el verdadero problema está en que, de verdad, no sé lo que es la felicidad, por tanto no puedo saber si soy feliz. Así que necesito que alguien me diga si la felicidad es algo tangible o intangible, permanente o circunstancial, un estado alientante o un cúmulo de circunstancias a partir de las cuales la felicidad siempre aparece. Y más que nada lo necesito saber porque mañana, a la misma hora, he quedado en el mismo lugar y debería llevar preparada una respuesta convincente, pues no creo que por mucho tiempo pueda soportar ver esa espalda saliendo sin mirar atrás.