martes, 8 de diciembre de 2009

DECIDIENDO QUE ES GERUNDIO




Decidir entre "lo deseado" y "lo esperado" es complicado. A todos nos gustaría hacer lo primero pero acabamos haciendo lo segundo. Una perfecta esquizofrenia. ¿A quién nos debemos?, ¿A nosotros mismos? ¿A los demás? ¿A ellos y a nosostros?. Es difícil conjugar entre todos esos intereses cuando no confluyen y encima devienen contradictorios. Porque si  hago lo que deseo, debiéndome sólo a mi, terminaré fallando a los demás. En eso no hay duda. Así que optamos por la via fácil, hacemos lo "correcto", lo que de nosotros se "¿espera?", y nuestros deseos, los más íntimos y propios, pasan a engrosar la lista de "cosas fool" que sólo, de vez en cuando, rescataremos mentalmente para no olvidarnos de quienes somos de verdad. Haremos lo "esperado", lo tal vez "¿deseado?" por otros, aunque con eso destruyamos nuestra esencia y, por ende, la de los que están a nuestro lado al entregarles un "yo" adulterado. Un regalo envenenado.