sábado, 24 de marzo de 2012

ÉRASE


Érase una vez, un contador de historias que llegó, contó, dejó a todos embelesados y marchó. Érase una vez, una mujer embelesada que se sentó a la vera del camino, esperó y al final, una tarde de lluvia, se desvaneció.