lunes, 12 de abril de 2010

CERILLAS


Enloquecer es tan sencillo como encender un cigarrillo.
La locura me consume, ya no hay vuelta atrás.
Hoy estoy un poco menos cuerda que ayer y a ti sólo te veo como el reflejo de una maldita cerilla.